Cómo preparar una vivienda para alquilar

Dentro de esta amplia temática hoy queremos centrarnos en una de las tareas comunes que los agentes tienen que realizar cada día, preparar una vivienda para alquilar.

Pensar siempre en los futuros inquilinos

Seguro que en tu trabajo diario como agente inmobiliario te habrás encontrado con propietarios que piensan que su casa es única y que se alquilará rápidamente gracias a su toque “único”. Pero la realidad es que las paredes de colores chillones y la decoración excesiva sólo es “única” para ellos, puesto que no todo el mundo conecta con ese look.

Te recomendamos que expliques a estos propietarios que el camino más corto a un contrato de alquiler ventajoso es siempre una decoración discreta y los colores neutros. Por regla general, a las personas les cuesta imaginarse viviendo en un espacio que está demasiado personalizado.

La decoración, la llave del alquiler

El perfil del cliente que busca un alquiler ha cambiado mucho en los últimos años. Antes de la crisis, los alquileres estaban destinados a personas que por trabajo o estudios fijaban su residencia temporal en las grandes ciudades. Hoy, con el mercado hipotecario todavía cerrado para muchas economías, son muchos más los que se deciden a alquilar.

Este nuevo público, que vive de alquiler, posee un poder adquisitivo distinto y la forma de llamar su atención (aunque el piso se alquile sin amueblar) es una decoración atractiva. Al igual que a la mayoría de la gente le gusta imaginarse en un entorno despersonalizado, si la decoración ayuda, la mayoría de la gente se sentirá inclinada a alquilar esa vivienda.

Estos son algunos de los trucos que pueden ayudarte a preparar una vivienda para alquilar:

  • Procura que la casa esté ordenada y limpia, nadie quiere alquilar una casa sucia aunque sea maravillosa.
  • Reduce al máximo el número de objetos personales como fotografías de los propietarios.
  • Retira el exceso de muebles que entorpezcan la visión del posible inquilino y que favorezcan que se imagine en ese entorno.
  • Si la pintura de la casa es demasiado chillona, plantea a los propietarios cambiarla por unaneutra.

Otros aspectos fundamentales

El orden y la decoración no son los únicos aspectos que tus clientes deberían cuidar si quieren alquilar su casa cuanto antes. Una revisión exhaustiva de toda la vivienda es necesaria para que los inquilinos se decidan. Chequea y pide a los propietarios que reparen en caso necesario, los siguientes aspectos:

  • Telefonillo y timbre de la casa.
  • Zócalos y apliques.
  • Aparatos eléctricos y enchufes.
  • Grifería de los baños y la cocina. Si son muy viejos, considera recomendar que se sustituyan por unos modernos.
  • Puertas de armarios y cajones de toda la vivienda.

Recuerda que la primera impresión es la que cuenta, es más, algunos profesionales apuntan a que el futuro inquilino decide si alquilará la vivienda en los primeros 90 segundos. Preparar una vivienda para alquilar puede ser arduo, pero el precio se puede incrementar entre un 10% y un 15%.

Una buena descripción, el empujón que le falta

Una vez que la vivienda esté preparada para alquilarla, debes buscar el inquilino perfecto. Si ya cuentas con una web inmobiliaria como base de operaciones para tu negocio, escribir una buenapresentación puede marcar la diferencia.

Como expertos en marketing inmobiliario, te recomendamos los siguientes trucos:

  • Destaca los beneficios. Deja que los hechos hablen por sí mismos y destaca las ventajas de la vivienda.
  • Explica bien las conexiones. En las grandes ciudades, la cercanía a las principales vías de comunicación y los medios de transporte pueden ser la diferencia entre alquilar o no.
  • Llama la atención del público objetivo. Si la vivienda es perfecta para familias, házselo saber a tu audiencia.
  • Publica buenas fotografías. Hace poco te recomendamos herramientas para hacer buenas fotografías y sus ventajas para tu web inmobiliaria.

 

 

Fuente: Inmogesco