Nuevo lenguaje empresarial: de la formalidad a la cercanía

Antiguamente, para las comunicaciones verbales o escritas primaba la seriedad y la ornamentalidad a la hora de expresar la información que se transmitía. El trato “de usted” era indiscutible para cualquier comunicación que implicase a la empresa y a sus clientes. De esa forma se manifestaba el respeto que existía por la otra persona, además de ser considerado de buena educación.

Actualmente se sigue empleando este lenguaje en los medios descritos antes, pero con la irrupción de las comunicaciones digitales a través de redes sociales o email, de forma paulatina ha ido emergiendo una nueva forma de comunicar y de usar la lengua.

Una de las principales características implícitas que tienen estos medios digitales es la cercanía que transmiten en sus
comunicaciones, el acercamiento cliente-empresa. Aunque se trate de grandes multinacionales con sede en medio mundo, el hecho de comunicarnos con el perfil de una de estas empresas a través de Twitter o Facebook nos da una sensación de contacto y cercanía que no da ningún otro medio.

El lenguaje que se usa ha ido cambiando en cuanto a su forma, perdiendo poco a poco ese toque de formalidad que existía antaño; hemos pasado del “Estimado Sr. X”, al actual “Hola X”. Esto no quiere decir que ahora seamos menos educados que antes, sino que el lenguaje ha evolucionado hacia una forma menos pomposa y más cordial, más distendida y relajada.

Sin embargo, ¿deberían todas las empresas adaptarse a esta nueva forma de comunicar? La respuesta es no, ya que cada compañía debe decidir si le conviene utilizar el lenguaje de una forma u otra en función de su mercado y la imagen que quiera dar. Lo que se comenta en este artículo expresa una corriente generalizada que se ha venido dando cada vez más en los social media, y que seguirá existiendo en el futuro, pero también es cierto que puede haber determinados servicios o situaciones que sí que requieran de un lenguaje como el de antes.

Puede haber clientes actuales o potenciales que se pierdan o se sientan molestos si su empresa les trata de una forma excesivamente cordial y poco cercana, sin personalizar. Para muchos clientes y empresas es interesante el uso de un lenguaje cercano, distendido, y personalizado. Pero como hemos dicho, depende de cada empresa la decisión de comunicar de la forma que mejor le convenga según sus intereses.

Es decir, que ahora lo que se lleva es comunicar de forma cercana y sin excesivos formalismos, creando un ambiente relajado y distendido que inspira confianza, pero siempre guardando las formas.

Y tú, ¿cómo utilizas el lenguaje para comunicar con tus clientes? Analiza la forma en que comunicas en tu empresa y comprueba si se adapta a lo que quieres ofrecer o se debería transmitir la información de una forma más acorde con las tendencias actuales.

FUENTE: webonomia.com