El Secreto de la mujer directiva Inmobiliaria, el liderazgo incluyente

mujer directiva inmobiliaria liderazgo

No se trata de que la mujer anteponga los sentimientos en sus decisiones, sino de un enfoque de inclusión que caracteriza su forma de dirigir a un equipo.

Siempre hemos escuchado de las “terribles” consecuencias que puede traer una confrontación entre mujeres. Cuando se habla del ámbito laboral, la situación parece ser la misma: las discusiones entre mujeres son más aprensivas y pasionales que las que se desarrollan entre hombres.

¿Pero qué tanto puede afectar esto el juicio en una decisión importante? ¿Es necesario dejar de ser pasionales para ser buenas líderes?

Al respecto, Nancy Ramírez, Partner de Strategic Talent, nos explica por qué se piensa que las mujeres son más difíciles de tratar en una discusión:

“NO ES CÓMO LO TOMEMOS, EXISTE UN TEMA DE ANÁLISIS Y PERCEPCIÓN”.

De acuerdo con estudios se ha demostrado que la mujer es 11% más sensible para detectar motivadores en las conversaciones, es decir, son más perceptivas cuando se habla de gesticulaciones, miradas, movimientos y lenguaje no verbal, somos capaces de ver las emociones en los otros, señala la experta.

¿Fortaleza o debilidad? La cuestión es usarlo bien

Lejos de lo que pareciera, esta sensibilidad y percepción son un must del liderazgo femenino. Un estudio realizado por Princeton’s Caliper Corporation asegura que las habilidades que caracterizan al liderazgo de la mujer les permiten captar con mayor precisión las situaciones, así como analizar, desde distintas aristas los problemas; aumentando significativamente su capacidad de persuasión.

De acuerdo con Herb Greenberg, CEO y fundador de Princeton’s Caliper Corporation, la persuasión también es una característica que influye en la comunicación de las mujeres y en la forma de liderazgo, “esto les permite ser más empáticas y flexibles, así como más fuerte en las habilidades interpersonales que sus homólogos masculinos”.

A esto se le llama liderazgo incluyente. Anna Mercadé y Judy Rossener, ambas investigadoras en Harvard Business Review, realizaron un estudio a cientos de mujeres ejecutivas y líderes empresariales para entender el liderazgo de uno y otro.

El estudio arrojó que mientras los hombres han decido por tener un liderazgo basado en transacciones con sus subordinados –liderazgo transaccional–, intercambio de retribuciones por servicios prestados o castigos por mal desempeño; la mujer impulsa la participación, el intercambio de información y alimenta el autoestima de sus empleados. A esto le llamaron liderazgo incluyente u horizontal.

Características del liderazgo incluyente

► Trabajo en equipo

En su libro Las Formas de Dirigir de las Mujeres, Judy Rossener, investigadora de la Escuela de Alta Dirección de la Universidad de California en Irvine, asegura que el trabajo en equipo es una de susmayores fortalezas. Escucha a los demás, pone atención a las participaciones y pude generar un juicio enfocado en el bien común.

Se trata de inclusión, las mujeres líderes tratan de infundir una identidad de grupo, donde no sólo son ellas las que tienen soluciones y propuestas, sino un medio para que los demás lo hagan, esto tiene sus ventajas:

• Alienta la participación de todos los integrantes del grupo.
• Se convierte en un facilitadora para expresar opiniones.
• Se asegura de que las soluciones reflejen la mayor cantidad de información.
• Disminuye el riesgo de que las ideas sean socavadas por una oposición.
• Crea sentido de pertenencia y genera empowerment en sus colaboradores.

¡Pero cuidado! Esta característica incluyente puede perjudicar a las ejecutivas si no saben emplearlo, principalmente porque la inclusión necesita tiempo y dedicación.

Un consejo es rodearte de un gran equipo al que puedas delegar tareas primordiales, esto te ayudará a escuchar todos los puntos de vista, pero no al mismo tiempo.

► Comunicación asertiva

Se trata de un ganar-ganar. Muchas de estas mujeres ejecutivas aseguran que el intercambio de información facilita los procesos internos de las organizaciones. Recuerda, preocuparte por lo que los demás piensan no necesariamente debe ser una debilidad, es momento de utilizarlo a tu favor.

De acuerdo con Herb Greenberg, “los líderes masculinos pueden tender a forzar su perspectiva y convencer a los demás a través de la fuerza de su posición, en vez de convencer realmente”, para Rossener, una comunicación asertiva puede generar:

• Fidelidad en el equipo.
• Confianza y respeto –al ver que sus ideas son tomadas en cuenta y respetadas–.
• Mejora el flujo de comunicación.
• Incrementa las opciones de solución a los problemas del área.
• Genera desarrollo en cada uno de los integrantes del equipo.

De acuerdo con Nancy Ramírez, la comunicación puede ser asertiva si tiene las siguientes características:

1. Seguridad. Una opinión debe expresarse a través de la seguridad, cuando la opinión la refleja se crea un sentido consistente y lógico de manera automática. Es necesario que las mujeres lo tengan, comenta la experta.

2. Genera credibilidad en el otro. Asegúrate de escuchar lo que los demás dicen, respeta su punto de vista, y si es brillante su idea, valórala y haz que los demás lo valoren.

Ramírez asegura que existen muchas características que pueden diferenciar el liderazgo femenino y masculino, sin embargo, la importancia de saberlo no radica en separar uno de otro sino de saberlo para utilizarlo y explotarlo a beneficio de las exigencias organizacionales y para el manejo correcto de su gente. ¡Aprovecha las características del liderazgo femenino!

 

Por Tatiana Gutierrez