La Imagen del Corredor Inmobiliario: “¡Tienes 7 Segundos; No Más!”

La simple imagen del corredor inmobiliario es muy importante en su trabajo. Lo que proyectas en los primeros 7 segundos, (el cual es un tiempo suficientemente largo, si tienes en cuenta todo lo que tú puedes hacer en ese tiempo), se va a quedar grabado en la mente de tu cliente, por un largo periodo de tiempo o para siempre. 

Puede que sea injusto; pero así es. No lo digo yo, lo dicen los expertos en comunicación y lo podemos comprobar diariamente si prestamos atención. En otras palabras la imagen que proyecta el agente inmobiliario puede ser la causa de su éxito o su fracaso. Y eso sin haber abierto la boca todavía.

Así es; unos cuantos segundos son suficientes para que los clientes juzguen al corredor inmobiliario cuando se encuentren por primera vez.  El cliente no es consciente de que lo hace, sucede de forma inconsciente. Y todos lo hacemos. Es parte de nuestra herencia primitiva, cuando no podíamos permitirnos tomar malas decisiones o tardar mucho en actuar.

Juzgar la imagen del corredor inmobiliario en los primeros siete segundos de un encuentro en el que lo conoces, es parte del  mecanismos de supervivencia que tiene el cliente  Así que, aunque puedan interponerse sus prejuicios a la hora de hacer un análisis fugaz y automático, el cliente no puede dejar de hacerlo.

Conociendo este hecho, puedes influir de forma muy positiva en como ser percibido y generar confianza en tu cliente. Veamos algunos trucos que puedes utilizar.

 La Mejor Imagen del Corredor Inmobiliario

Lo primero que piensa el cliente cuando te conoce es analizar si debe sentirse amenazado; e inmediatamente después realiza  juicios de atractivo y personalidad. Lo hace en sólo en 7 segundos de forma inconsciente. Entonces, ¿Qué puedes hacer para mejorar tu imagen? Aquí van algunos trucos:

1.-  No llegues a la reunión emitiendo señales de timidez, ansiedad u hostilidad, lo más probable es que eso matice la percepción que se hace el cliente de tu  personalidad.

2.- Cultiva siempre el ser auténticos y mantenerte calmado -ni ansioso, ni altanero- en cualquier situación.

3.- Respira profundo para liberar ansiedad y revisar el propio atuendo justo antes del momento del encuentro.

4.- Viste el atuendo adecuado para vender un producto de más de $100.000 dólares. Puede que no te guste vestir corbata o si eres mujer vestir falda, perodos hacen al vendedor masculino y femenino.

5.- Pararse derecho es importante. Los hombros caídos son propios de la gente desinteresada o pusilánime.

6.- Apaga tu móvil durante toda la reunión. Ahora lo más importante en este mundo para ti es tu cliente.

7.- Si llevas una cartera o documentación o bolso, asegúrate de llevarla en la mano izquierda.  Si la mantienes en la derecha, ésta se sentirá húmeda al dar la mano.

8.- Este es el momento de poner tus habilidades de escucha al 100%. Pon tu atención a lo que la otra persona te dice, ¡Y lo más importante es su nombre! Si no lo escuchaste bien, pide que lo repita. Preguntarlo más tarde te restará mucha credibilidad

9.- No  invadas el espacio personal de tu cliente demasiado pronto. Un poco más de la distancia de tu brazo estirado, es lo normal.

10.- Usa gestos abiertos, en vez de cruzar tus brazos o tus piernas a nivel de los tobillos.

11.- Una sonrisa sincera y lenta hace maravillas. Tu cliente notará una sonrisa poco sincera a10 kilómetros. Las sonrisas sinceras salen del corazón; no de la cabeza. Si tu forma de pensar es “ayudar a tu cliente a comprar”; en vez de venderle tu inmueble, esa sinceridad aparecerá. Sólo tienes que saberla trasladarla a tu sonrisa.

Como puedes observar, la imagen del corredor inmobiliario es importante. Y esta tiene que ir en sintonía con el producto que vende. Tu forma de vestir, tu forma de comunicarte en esos 7 segundos y tu lenguaje corporal te ayudarán a que tu cliente prefiera tratar contigo a tratar con la competencia.

Recuerda:  la imagen del corredor inmobiliario =  ventas + comisiones.

Autor: Carlos Perez