La educación a distancia “llegó” para quedarse.

La educación no presencial, o a distancia, o virtual, es una realidad sin retorno. Permite a quienes tienen dificultades, de tiempo o de distancia, para asistir físicamente a un lugar de estudio, realizar capacitaciones y estudios universitarios. En especial, es una herramienta de suma utilidad para quienes demandan una segunda carrera de perfeccionamiento o necesitan actualización profesional.

El crecimiento de la matrícula es innegable y responde no solo a las necesidades de quienes quieren estudiar sino a distintos factores que facilitan el proceso: la reducción de costos de las computadoras, la mayor accesibilidad al servicio de internet y la posibilidad de equilibrar el mayor número de estudiantes y la disponibilidad (poco flexible) de espacios físicos (o aulas) en los centros educativos.

Como el alumno no asiste personalmente, al menos para cursar o asistir a clases (los exámenes finales universitarios suelen ser presenciales), debe auto-gestionarse (lo que no deja de ser un desafío) con el auxilio de profesores (tutores), que buscan generar, dentro de los límites que el soporte virtual impone, la mayor interacción social posible con los alumnos (y entre ellos).

Como en cualquier modalidad el objetivo es crear conocimiento, pero la virtualidad exige que los docentes sepan manejar “mejor”, o aprovechar todo lo posible, las nuevas tecnologías. No se trata de crear una falsa rivalidad entre “el pizarrón y la tiza” y “el color, el movimiento y el sonido”, pero sin duda se está configurando una pedagogía de la educación digital cuyo alcance y mérito final hoy desconocemos.

En cualquier caso, a no confundirse, no existen soluciones “mágicas”. Sea la educación dictada en forma virtual o presencial, es imposible aprender sin esfuerzo y concentración. La “novedad” es que, ahora, la perseverancia y la dedicación se pueden (y deben) lograr desde la casa o el trabajo, en el lugar de siempre o de viaje, en días hábiles o feriados … . Menudo cambio, ¿no?.
Juan Nicolás Godoy
Coordinador de la carrera de Martillero Público y Corredor Inmobiliario y de la licenciatura en Gestión Inmobiliaria en Untref Virtual (educación no presencial de la Universidad Nacional de Tres de Febrero)