Fotografiando inmuebles: 4 Errores a Evitar

fotografiando inmuebles

Hace unos meses ayude a un buen amigo que quería vender su casa. Quería anunciarla en un portal inmobiliario en Internet y podía subir un número de fotos determinado. Su intención era ilustrar el anuncio lo mejor posible, de forma que transmitiera las mejores sensaciones a los posibles compradores.

En estos artículos te traigo algunos de los consejos que apliqué a la hora de hacer las fotografías y los principales errores que se suelen cometer en este tipo de situaciones. Si estás pensando en vender tu casa o simplemente quieres hacer mejores fotos de tu hogar, dedícame unos minutos y te enseñaré cuales son los errores más típicos a evitar a la hora de hacer fotos en interiores y 12 buenos consejos para hacer mejores fotos dentro de casa.

Introducción

Sin duda, no es el mejor momento del mercado inmobiliario en España. Después de unos años de inexplicable bonanza, el mercado se ha congelado y existen dificultades muy serias para poder deshacerse de un inmueble, condición muchas veces indispensable para poder acceder a otra vivienda o, simplemente, para obtener liquidez llegado el momento.

Sin querer entrar en los posibles motivos (precios exageradamente elevados, desconfianza en el mercado, falta de liquidez, imposibilidad de conseguir créditos, …) y ciñéndonos únicamente al aspecto fotográfico del asunto (para eso dZoom es un blog de fotografía), lo que es una realidad es que unas buenas fotos pueden ser el factor clave para conseguir vender una casa o fijar su precio.

En el caso de mi amigo, un año después, no ha recibido aún ninguna oferta por su casa, aunque si un correo de felicitación de un usuario alabando la calidad de las fotos e interesandose por el equipo utilizado para hacerlas. En su caso no le ha resultado de mucha ayuda, pero reconozco que cuando me comentó lo de las felicitaciones me hizo sentir bien.

415507419_db88835599_z

Y es que, si habéis entrado alguna vez en algún portal inmobiliario y os habéis dado una vuelta por los anuncios que alí se publican, habréis podido comprobar que el panorama es absolutamente desolador. En raras ocasiones las fotografías ilustran mínimamente unas viviendas por las que se solicitan unos precios tan elevados.

¿Por qué? Casi todas las fotos de interiores cuentan con una serie de fallos que se repiten una y otra vez. Incluso los profesionales de algunas inmobiliarias de primera línea caen en los mismos fallos. ¿Acaso no se dan cuenta de que unas buenas o malas fotos pueden hacer ganar o perder en interés por una oferta determinada?

Y es que la fotografía inmobiliaria es una profesión (o al menos lo era hasta hace poco) bien remunerada en países como Estados Unidos.

Los principales problemas en fotografía de interiores

1. Uso indebido del flash

Sin duda, este es el error número uno en las fotos de las casas. La gente dispara en modo automático, y como la cámara no detecta la luz suficiente para que la foto salga correctamente expuesta, el flash se dispara solo.

¿El resultado? Reflejos y fogonazos en espejos, azulejos y elementos metálicos como griferías en baños y cocinas. Pequeñas o grandes zonas quemadas en esos elementos y el resto de la escena completamente oscura.

415506026_70ad9923ae_z

2. Excesivo contraste de luminosidad entre el interior y el exterior

Este es el segundo problema más frecuente, aunque la solución no es tan sencilla como el del uso del flash.

Cuando hacemos fotografías en interiores y tenemos alguna ventana en la escena, en la mayoría de las ocasiones la diferencia de luminosidad entre el exterior y el interior es tan grande que nuestra cámara es incapaz de recoger correctamente toda la escena.

Por ello, lo normal es que obtengamos unas fotos en las que las ventanas están completamente sobreexpuestas, convirtiendose en ocasiones en una masa blanca que desluce enormemente el resto de la composición.

3. La falta de orden

En fotografía una de las reglas de composición es la simplicidad. Cuantos más elementos que puedan distraer nuestra atención en la escena, peor resultado obtendremos.

He llegado a ver fotos hasta de una cocina con todos los platos y cacharros sucios en la pila después de una comida. De acuerdo que es un ejemplo un poco extremo (pero real). Si fueras a recibir una visita de un posible comprador, ¿no adecentarías la casa antes? Pues en tus fotografías debes hacer lo mismo.

Si quieres que tu casa tenga un buen aspecto, pon un poco de orden antes de hacer las fotos y elimina esos elementos superfluos que no aportan nada a la escena. Independientemente de los metros cuadrados que pueda tener una estancia, los espacios sobrecargados suelen hacer que parezcan más pequeños, mientras que los más despejados suelen dar sensación de amplitud mayor.

4. El fotógrafo en el espejo

Este es genial. Reconozco que cada vez que veo uno no puedo evitar mostrar una leve sonrisa. Sin duda los espejos pueden ser unos aliados muy buenos a la hora de hacer fotos en interiores, pero en este tipo de fotos lo que nunca debe aparecer somos nosotros mismos cuando estamos haciendo las fotos.

Si vas a hacer una foto en una habitación en la que aparezca un espejo, comprueba que lo que en él se refleja aporta a la escena utilizandolo en tu favor y, sobre todo, evita aparecer en el ángulo de acción del espejo.

415510140_0f488ebbbd_z