Estrés laboral: 6 tips contra el estrés en el trabajo

En EE.UU se estima que el profesional de negocios promedio tiene de 30 a 100 proyectos en su bandeja. También se calcula que el 40% de los adultos estadounidenses pasan las noches en  vela por culpa del estrés laboral. Aunque en allí tienen fama de adictos al trabajo, lo cierto es que en España las cosas no serán muy diferentes. Pocas profesiones están a salvo del estrés en el trabajo (nosotros mismos nos enfrentamos a él a diario), por eso vamos a darte 6 tips útiles para combatirlo:

6 tips contra el estrés laboral

1 Respira hondo. Este es un clásico para cualquier tipo de situación estresante, respirar hondo para restablecer el equilibrio.

2 Programa tus descansos. La atención humana no puede centrarse al 100% durante más de dos horas. Eso significa que tras ese tiempo tu productividad empieza a disminuir bruscamente, al mismo tiempo que aumenta el estrés. No dejes que pasen más de dos horas sin tomar un descansito, tomate un refresco, levántate y anda  y charla con cualquier compañía.

3 Come bien. Todos hemos tenido uno de esos días en los no tienes tiempo ni de comer, pero es importante comer de forma equilibrada, especialmente en el desayuno, para contar con la energía necesaria para afrontar el día.

4 Descansa bien. El sueño es la pausa que se da nuestro cuerpo para eliminar todo el cansancio y el estrés del día. Una mala noche provoca que nos levantemos al día siguiente con gran parte del estrés del día anterior. Ponte música relajante y olvídate de todo.

5 Prioriza. En cuanto llegas a la oficina y descubres la montaña de trabajo pendiente, el estrés aparece de forma casi instantánea por no saber por dónde empezar. Pon en claro todo lo que tienes que hacer y establece unas prioridades ¿qué es lo más importante? ¿Qué corre más prisa? Con eso construye un planning realista para el día, donde vengan las tareas que tienes que hacer sí o sí y el orden en qué hacerlas.

6 Piensa antes de hablar. El entorno de trabajo puede convertirse en una auténtica olla a presión dónde cualquier mala palabra desencadene una fuerte discusión. Para evitar estas situaciones, antes de decir algo de lo que puedas arrepentirte piensa en cómo le sentará a tus compañeros.