EL TASADOR – Funciones, Prácticas Inaceptables y Requisitos

Las funciones del tasador son:

 

  • Obtener la información más exacta posible relativa al precio de venta de las propiedades comparables. Si fuera posible, verificar la venta con alguna de las partes de la transacción o con los registros públicos.

 

  • Conseguir información sobre el tiempo en que la propiedad estuvo ofrecida en venta y respecto de las veces que se modifico el precio de oferta.
  • Averiguar si se recibieron o no otras ofertas sobre la propiedad antes de venderla.
  • Confirmar que no hubo características especiales en la operación, como la compra de otro bien del comprador o la inclusión de otra propiedad (inmueble o de otro tipo) por el vendedor para fomentar la venta
  • Confirmar que el vendedor no se hizo cargo de parte alguna de los costos de compra del comprador, como por ejemplo una parte de la comisión normalmente pagada por el adquirente.-
  • Confirmar que no hubo otros incentivos o promesas especiales formuladas por el vendedor al comprador o del comprador al vendedor, para cerrar la venta.
  • Si existiera una oferta de venta, hablar con el corredor que este ofreciendo la propiedad respecto del nivel de interés del mercado en la propiedad. Si fuera una propiedad horizontal, averiguar cuales edificios representan la mayor competencia del edificio que contiene la propiedad comparable. Si fuera una casa averiguar que barrios parecen estar ofreciendo la mayor cantidad de casas similares en venta en ese momento.
  • Preparar y firmar el Informe de tasación.

 

 

Prácticas de tasación inaceptables.

 

Los siguientes son algunos ejemplos de prácticas de tasación que se consideran inaceptables:

  • Incluir datos inexactos sobre el barrio considerado, el terreno, las mejoras de los edificios o las propiedades comparables.
  • No considerar ni incluir en el Informe de tasación los factores negativos con respecto al barrio, la propiedad tasada o la proximidad de esta a factores adversos.
  • Utilizar comparables en el proceso de valuación no habiendo el tasador inspeccionado personalmente el exterior de los mismos.
  • Selección y uso de propiedades comparables inadecuadas o no emplear comparables que por su ubicación y estado físico son más similares a la propiedad considerada.
  • Empleo de datos, especialmente de propiedades comparables, provistos por partes que tienen intereses financieros en la venta o financiación de la propiedad tasada sin que el tasador verifique la información recurriendo a una fuente objetiva.
  • Aplicación de ajustes a comparables cuando son innecesarios o no hacerlos cuando si son necesarios, con la intención de cambiar o de otra manera modificar el valor de la propiedad tasada
  • Elaboración de una valuación que no sea fundada en datos ciertos de mercado.
  • No mencionar en el Informe de tasación una situación o circunstancia de la propiedad tasada que cree un inminente peligro de daños a los ocupantes (incendio u otro riesgo de seguridad, instalaciones eléctricas descubiertas, fallas estructurales inminentes, etc.).

 

Requisitos:

 

Los requisitos que deben reunir los tasadores son los siguientes:

  • Que estén inscriptos en los registros que las instituciones de la actividad hayan habilitado o habiliten a tal fin.
  • Que cuenten con un titulo profesional o matricula profesional vinculada a la actividad (arquitecto, ingeniero civil, ingeniero agrimensor).
  • Que no cuenten con antecedentes penales o comerciales negativos.
  • Que no tengan interés económico o de otro tipo en el resultado de la tasación (por ejemplo no podrá tasar una propiedad un tasador que al mismo tiempo interviene como corredor en la operación inmobiliaria de la propiedad en cuestión).

 

ACLARACIÓN: Lo transcrito, se corresponde a la cita que al pie se refiere y, a su vez, el autor de la bibliografía da como fuente al Manual del Banco Central de la República Argentina. Pero, es mi interés dejar debidamente aclarado que, los martilleros y corredores públicos, por ley, también se encuentran facultados a realizar tasaciones. En el caso de los primeros –martilleros públicos- pueden emitir informes “oficiales”. Para los segundos, emitir informes respecto de los valores de mercado de aquellos bienes que se le consignan para la venta. La diferencia radica en que los primeros, podrán actuar como peritos judiciales.-

 

Fuente: “VALUACIÓN DE INMUEBLES” – Ing. Agrim. Rodolfo H. Pellice – Ed. Fund. Univ. Nac. de San Juan (Argentina) – 2004.-

 

MCP Miguel Ángel ANTOÑANA

Santa Rosa – La Pampa – Argentina

(Col. 112) CMPCCLP

miguelantonana@yahoo.com.ar