5 Obstáculos que ponen los vendedores inmobiliarios y afectan la venta

Nadie pensaría que hay vendedores que dificultan la venta, Pero los hay. “existen vendedores… que no quieren vender”. Si estás vendiendo tu casa, tanto por tu cuenta, independiente de un agente, como si has contratado un experto profesional, tú juegas un papel fundamental y debes ser un facilitador. Por eso evita las siguientes equivocaciones que pueden costarte el negocio:

  1. Poner muchos obstáculos para mostrar la propiedad. Aunque lo ideal es que la propiedad esté siempre disponible, es usual, sobre todo cuando están ocupadas, que haya que hacer citas o avisar al menos con un día de anticipación. Pero hay vendedores que te dicen que no pueden mostrarla en la semana porque trabajan, o porque le hace falta limpieza o desconfían de que alguien enseñe el inmueble sin la supervisión de los propietarios o no les gusta dejar una copia de la llave. Los pretextos son infinitos…. ¿entonces cuándo la podrán ver?
  2. Darle largas a las ofertas recibidas. Cuando se recibe una oferta hay que verla rápidamente, evaluarla y contestar aceptando o no, o haciendo contra oferta. Depende del lugar donde vivas, podría haber un período máximo para contestar y  si no se hace, se pierde. Como vendedor debes estar atento a las llamadas de tu agente o de tus posibles compradores y contestar pronto antes de que los prospectos, pierdan interés por falta de seguimiento.
  3. No estar disponible para contestar preguntas de los interesados :Eso es parte de tus responsabilidades como vendedor, estar accesible y contestar las dudas que se puedan crear el proceso. De esta manera facilitas la venta. Si hay varios integrantes involucrados en la toma de decisiones para la venta del inmueble, es importante que esten todos de acuerdo y la facultad de tomar decisiones rápidas y no tener que esperar mucho tiempo para ponerse de acuerdo y dar información errónea. Asi los integrantes de una familia (mayores de edad) puedan contestar las preguntas de los prospectos o el agente inmobiliario; como lo es el precio mínimo de compra, reglas condominales, y otros temas básicos pero importantes.
  4. No suministrar a tiempo los documentos requeridos para proceder con la venta o no firmar los documentos.  Firmar un contrato de venta o renta, no es lo único, durante el proceso de compra venta se te requerirán otros documentos y deberás suministrar información a la parte vendedora. Hacerlo a tiempo evitará retrasos en el préstamo o la compra venta en general, y no solo eso, de no entregar todo a tiempo podría cancelarse la venta y tener penalidades. Esto incluye que te asegures que la propiedad estará abierta para la inspección, para la visita final y que tu estarás a tiempo para firmar el cierre en el momento establecido.
  5. Ser inflexible y no estar dispuesto a negociar nada. Es cierto que para ti la venta de tu casa tiene que ser un buen negocio, pero también lo es para el comprador. Entonces debes entender que es un proceso de ambas partes y estar dispuesto al menos a escuchar las peticiones de los compradores, y en muchos casos, a evaluarlas y aceptarlas. Tal vez no has decidido dejar el mobiliario, los compradores lo quieren y si te ofrecen un buen precio, vale la pena que lo pienses; en otros casos te pedirán algunos arreglos para ofrecerte la cantidad completa y lo más común es que pidan rebaja de precio, aunque en este mercado de vendedores no tienes por qué aceptarlo a menos que no tengas un  precio por encima del valor real. A veces estas oportunidades son únicas. No caigas en esperar al cliente ideal que pagara el precio que tu quieres.