10 formas de mejorar la fidelización de clientes

De todos es sabido eso de que atraer a un cliente nuevo cuesta diez veces más que mantener su fidelidad.

Además en los tiempos que corren, parece hasta que los clientes nuevos sean algo casi de ciencia ficción, como el yeti o el monstruo del lago Ness; todo el mundo habla de ellos pero nadie los ha visto realmente.

Lo cierto es que por pocos clientes que tengas, si aun los conservas es porque estarás haciendo tu trabajo medianamente bien. Nadie se queda con los productos o servicios de una empresa o profesional del que no está satisfecho. Por lo tanto la clave está en mejorar la fidelización de tus clientes actuales.

Si quieres tener contentos a tus clientes y lograr que repitan, es decir, lograr la tan ansiada fidelización, lo que tienes que hacer es centrar tu atención precisamente en ellos, en tus clientes. Para ello, hoy te traigo una serie de consejos para mejorar la fidelización de tus clientes que he recopilado para ti.

1. Agradece a tus clientes el hecho de que hagan negocios contigo

Y por escrito. El valor de los productos o servicios que ofrezcas determinarán directamente la forma más adecuada para hacerlo. Si ofreces productos o servicios de elevado precio, lo más indicado es que escribas una carta de agradecimiento de tu puño y letra.

Si por el contrario tus servicios tienen un precio más reducido, puedes optar por enviar cartas o emails de agradecimiento de forma regular. No te olvides de personalizarlas incluyendo por lo menos el nombre de tu cliente, a todos nos encanta como suena nuestro nombre.

2. Mantén el contacto con tus clientes de forma regular

Si no te olvidas de ellos, seguramente ellos no se olviden de ti. Alguna llamada, una postal en navidades, newsletters y emails con información interesante (nada de ventas) pueden resultar interesantes para decir de forma indirecta algo como “eh, que estoy aquí para lo que necesites”.

Otra cosa que no debes dejar pasar es la oportunidad de realizar algún contacto personal. Ya sea en algún congreso, pasarte por el establecimiento de tus clientes, asistir a algún evento, etc. Al final estamos tratando con personas y las personas nos gusta el trato personal y directo. Incluso una breve comida de trabajo puede asegurarte un año de futuros negocios.

3. Entrega a tus clientes MÁS de lo que esperan recibir

Anticípate a sus necesidades y soluciona los problemas incluso antes de que aparezcan. Contesta a sus preguntas antes de que te las hagan. Ofrecer más de lo que un cliente espera es una de las mejores formas de fidelización de clientes que existen.

A veces ofrecer algo más de lo que se esperan no quiere decir necesariamente que tengas que tener más gastos o más trabajo. Muchas veces pequeños detalles son los que marcan la diferencia.

Y aunque mucha gente no lo reconozca, ten mucho ojo cuando ofrezcas algo extra a un cliente. Hay clientes desconsiderados que lo único que harán es aprovecharse de ti y lograr que se te quede cara de tonto. Yo esto lo he vivido en mis propias carnes, pero aun así sigo recomendando hacer siempre un poquito más. En definitiva forma parte del juego, al igual que los clientes que no te pagan. Hay que aprender a reconocerlos para evitarlos.

4. Escucha lo que tus clientes tienen que decirte

Tómate tu tiempo para escuchar lo que dicen de verdad. Y si no logras averiguar cuales son sus verdaderas necesidades, pues pregunta directamente.

Muchas veces no hace falta tanto discurso de ventas, sino prestar más atención a lo que te cuentan sobre su negocio, sobre su día a día, sus problemas, etc.

5. Presta atención a lo obvio

A veces esto puede resultar eso, obvio, pero muchas veces no prestamos atención a cosas tan básicas como pedir las cosas por favor o dar las gracias. Estamos tan metidos en los temas del trabajo que ni nos damos cuenta de lo que hacemos.

Otra cosa importante es ser puntual en las reuniones. A mi personalmente no hay cosa que me de más rabia que tener que estar esperando a alguien que llega tarde. El tiempo es el activo más valioso que tenemos todos, por lo tanto no se lo hagas perder a nadie.

También te recomiendo que si quedas con alguien en que le llamarás o le enviarás un email, lo hagas. No da muy buena impresión cuando alguien pide un prepuesto y recibe la respuesta un mes más tarde.

6. Ofrece plazos realistas y cúmplelos

Es mucho mejor que le digas a tu cliente que tardarás una semana en realizar determinado trabajo y luego tardar 4 días, que decir que en una semana lo tienes listo y que luego te pegues un mes y medio dando excusas.

Muchísima gente lo hace para destacar entre la competencia o porque un cliente tiene muchísima urgencia en tener el trabajo listo y quieren quedar bien. Al final pillarse los dedos solo por conseguir el cliente es un error, ya que solo conseguirás agobio, estrés y nerviosismo.

7. Comparte información interesante con tus clientes

Otra buena forma de mejorar la fidelización de tus clientes es enviarles información interesante y de calidad referente al tema que os ocupa. Lo más rápido, sencillo y eficaz es crear una newsletter y enviar esta información a tus clientes en forma de email de forma semanal. ¡Y sin venderles nada!

Por un lado les estarás ayudando a mejorar sus conocimientos sobre el tema y por otro lado te estarás posesionando como un experto en tu sector. ¿A quién acudirán la próxima vez que tengan un problema? ¿A aquella empresa que se anuncia en el periódico o esa otra que le manda información útil cada semana en su email? Tic, tac, tic, tac…

8. Mándales clientes a tus propios clientes

Si tienes clientes que a su vez tengan algún tipo de negocio, envíales referidos siempre que puedas. ¡Funciona de muerte! Por ejemplo, si tienes un cliente que tiene un restaurante, recomiéndales a algunos amigos, familiares e incluso otros clientes el restaurante. Una cosa, ves tu antes y pruébalo por ti mismo

Es una excelente forma de fidelización de clientes, ya que les estás mandando más clientes a sus propios negocios. Con esto incluso puedes llegar a conseguir colaboraciones interesantes.

9. Explícales cómo funcionan las cosas

Si vendes algún tipo de producto, enséñale cómo funciona o cómo se utiliza. Si ofreces servicios, explica a tus clientes cómo lo pueden hacer para sacar el máximo provecho de su inversión.

Este punto está muy ligado al punto anterior donde te hablaba de enviarles información de calidad. Puedes matar dos pájaros de un tiro si por ejemplo creas vídeo tutoriales explicando el funcionamiento de tus productos y los envías en tus newsletters.

10. ¡Diviértete!

Por favor, tratar con clientes no debería ser una batalla, al contrario, debería ser una oportunidad excelente para crear nuevas relaciones e incluso amistades. Trátalos como si fueran tus propios amigos de toda la vida y verás.

No hace falta que vayas con la fachada de “empresario serio y estirado” para vender más. En este mundo que nos ha tocado vivir, siempre se agradece un poco de humor o cachondeo sano. Haz tu trabajo bien y con una sonrisa en la cara ¡qué más se puede pedir!

Jose Cabello